8 feb. 2007

De compras

Buenas
Ayer fuimos a comprar esas cosillas para el regalo de un amigo, mi novia (que trabaja a turnos y que esta semana entra a las 06:00 y se tiene que despertar a las 05:00) estaba muy cansada, me dice que tiene que echarse una siesta y que a las 18:00 la despierte para ir a la tienda (que cierran a las 20:30), la despierto y me dice:
- A las 18:30 me avisas otra vez que estoy muy cansada.
- Po vale.
Y a las 18:30 la aviso otra vez (reconozco que dar una voz desde el cuarto de estar no es la manera más romántica de hacerlo, pero estaba pintando un soldadito de plomo así que tengo una escusa, mala pero escusa al fin y al cabo)
A eso de las 18:45 llama un compañero para preguntar si estamos en la tienda y si hemos visto alguna cosa, le digo que no que aún no hemos salido y que le llamo en cuanto lleguemos a la tienda (él y nosotros estamos en ciudades diferentes y nos vemos los fines de semana), a lo que le meto prisa a mi chica porque aún andaba paseando las legañas y en pijama por allí, se me cabrea, se viste y me mete prisa para salir y llegar a la tienda, como es más alta que yo tiene la zancada más larga en cuanto llebávamos unos 700 metros me rindo y empiezo a quedarme atrás, a lo que la primera frase que me suelta desde que la metí prisa en casa es:
- ¿No tenías tanta prisa?
- Si prisa tengo, pero es que no doy pa más, que soy paticorto y más leto que tú, pero bueno puedo hacer un esfuercillo y apretar el paso, pero en cuanto se me queje la rodilla me paro (es que tengo una lesioncilla de rodilla y cuando fuerzo la máquina se queja, además me sobran casi 14 kilos de peso)
Se enfurruña otra vez y anda más lento, pero no me dice nada hasta 15 minutos después casí cuando hemos llegado a la tienda.
¿Soy tan malo y perverso?
Al final le compramos una cosa totalmente diferente de lo que pensábamos en un princípio y como en el Mercadona no cierran hasta las 21:30 pudimos hacer la compra.
Todo arreglado, se compró el regalo, hicimos la compra, se la pasó el enfado y vimos Anatomía de Grey un rato no todo el tiempo que había que madrugar esta mañana.

No se lo digáis a mi novia, pero me duele la rodilla bastante, así que me pondré hielo para que no se hinche y no la diré nada porque o me llama tonto o la entra sentimiento de culpa y lo primero no me apetece y no es culpa suya que yo esté gordo.

Nos leemos.
Vivid bien.

No hay comentarios: